Antonia Hernandez

06/25/1954 - 08/14/2020

Antonia Hernandez, una hija, mamá, abuelita, esposa, mentor, amiga, y mucho más. Ella nació el 25 de Junio de 1954 en San Mateo, Valparaíso, Zacatecas y fallecio el 14 de agosto de 2020 en Kansas City, Kansas. Hija de Antonio Hernandez y Avelina Castro. Ella tenía 6 hermanos, Cecilia, Miguel Angel, Avelina, Antonio, Rosa, y Francisco. La vida de Antonia tiene muchas aventuras buenas y malas. Era una mujer muy valiente e independiente. Cuando Antonia tenía 11 años, su madre falleció al dar a luz a su última hija, Avelina. Como la hermana mayor, ella tuvo que dejar de ir a la escuela para poder ayudar a su padre a cuidar a sus hermanos. Antonia se convirtió en madre para sus hermanos a la edad de 11 años. Estos eventos drásticos de una edad temprana empujó a Antonia a ser una mujer valiente y madura a una edad joven. En 1974 ella se casó con Alfredo Corrnachio y tuvieron dos hijas hermosas, Doana y Angela. Alfredo tuvo que regresar a los Estados Unidos por complicaciones personales. Alfredo y Antonia tomaron la decisión de separarse para que Antonia y sus hijas pudieran continuar su vida en Juárez. En 1984 ella vino a los pies de Cristo cuando ella enfrentó un tumor de tiroides muy avanzada. Los doctores le estaban dando tratamiento pero aun no se reducía el tumor que tenía. Cuando ya no había esperanza en la medicina, ella clamó a Dios que le sanara de este tumor y ella y su casa le servirían a Él. Pasaron unos días y noto que su tumor ya no lo sentía. Ella fue al médico y confirmó que el tumor ya no estaba y no tenía explicación porque. En ese momento Antonia se dedicó al mandato que Cristo nos dio, que es ir y proclamar las buenas nuevas que Jesús salva, sana, y restaura. En 1989 Antonia tomó la decisión de ir a los Estados Unidos sola con dos hijas de las edades 14 y 13 años. El plan original era ir a Colorado pero Dios cambió los planes a medio camino y fueron a Kansas City. Fue en Kansas City donde conoció a su actual esposo Miguel Hernandez. También en Kansas City, Doana y Angela encontraron a sus maridos. Doana le dio dos nietos, David y Priscilla Aguilar. Angela le dio cuatro nietos, Angela, Yulissa, Sophia, y Jacob. Antonia amaba a sus nietos con un amor que no se puede replicar. En Kansas City Antonia hizo un impacto a cienes de personas. Ella tenía la postura de amar y servir a cualquiera aun cuando esas mismas personas le hacían daño. Ella perdonaba cosas que no todos tienen el corazón de perdonar. Esto solo era un reflejo del amor que ella recibía de Dios. La fuerza de su relación con Dios fue evidente de cómo ella buscaba a gente en necesidad financieramente, físicamente, espiritualmente, y emocionalmente. Aun cuando ella no tenía nada que dar ella siempre buscaba una manera de servir. Antonia no fue una mujer perfecta pero su fruto es abundante. Es un gran ejemplo para todos de cómo amar y servir aun cuando sintamos que no podemos. La definición del nombre “Antonia” es “sin precio y honorable”. Ella hizo honor a su nombre. Ahora ella celebra una vida eterna con su Padre Celestial. Sus hijas y sus nietos continuarán su legado de amar y servir.

3 Responses

  1. Griselda Lopez says:

    Mis condolensias para toda la familia. Muy linda toñita.tube muy bella convivencia.aprendi muy Linda’s cosas.me aconsejo .y valorare. Atesorare siempre asu memoria.sus hijas muy especial

  2. Xenia Rodriguez says:

    Qué el Señor Jesucristo llene de fortaleza a toda la familia Hernandez!! Están en nuestras oraciones familia y mi corazón está con ustedes y yo se que el de mi familia también!!

  3. Clara ponce says:

    Mis más sentido pésame para sus hijas y nietos. una hermosa mujer tan Bella y tan Dulce descanse en Paz, y k mi señor les de la resignación a sus hijos

Leave condolences